Un Cercanías del Aljarafe un poco lejano


La línea del Aljarafe urge una alianza con el autobús por la distancia de las estaciones.
13/03/2011. El Correo. M. Carmen Trancoso

Cuando apenas quedan 14 días para la inauguración de la nueva línea de Cercanías del área metropolitana, la C5 de la que disfrutarán nueve pueblos del norte del Aljarafe, los operarios se apresuran para ultimar los detalles que todavía quedan pendientes. "En la de Camas estamos muy avanzados, pero van más lentas las obras de Santiponce y Valencina de la Concepción", comentan los trabajadores en la primera parada que el servicio tendrá en la comarca más poblada de Sevilla.

Y mientras, los vecinos comienzan a calcular si les convendrá el nuevo sistema, no tanto por el coste que tenga el billete sino por la distancia a las que les cogen las estaciones. Benacazón, Sanlúcar la Mayor, Olivares, Villanueva del Ariscal, Albaida del Aljarafe, Salteras, Valencina de la Concepción, Santiponce y Camas, algunos con estación compartida -ya que de momento sólo se prevén seis en la ruta- y otros por cercanía, tienen asegurado con este nuevo servicio el viaje a Sevilla en menos de media hora.

Podrán así desde el día 27 evitar los inevitables atascos que supone desplazarse a la capital hispalense en coche, olvidar los problemas de aparcamiento y calles prohibidas y ahorrar en gasolina, algo que se consagra como factor clave a la hora de elegir la forma de moverse.

Con un total de 32,6 kilómetros y una inversión de 60 millones de euros, ya casi se han concluido unos trabajos que han permitido crear 800 empleos. Con el final de las obras a la vuelta de la esquina y la inminente apertura de los apeaderos, la opinión general es positiva. "Me parece útil siempre que pongan además una línea de autobús circular para poder llegar a las estaciones", opina Carmen Leyva, que espera el autobús en la parada de la barriada de la Cruz, en Camas, el municipio donde está la primera parada del Cercanías en la comarca pero también el que la tiene más alejada del casco urbano, varios kilómetros de hecho.

Pero no es la única, el problema principal en el que coinciden la mayoría de los vecinos de la comarca cuando se les pregunta por sus expectativas de cara al nuevo sistema es el emplazamiento de las estaciones. En el mejor de los casos se encuentran a un kilómetro del casco urbano, por lo que creen que es necesario habilitar las rutas de los autobuses del Consorcio de Transportes para acercar a los vecinos al tren. Es algo por lo que, de hecho, están peleando los alcaldes.

"Si tengo que coger un coche para ir a la estación, no encuentro el sentido de esto", afirma Bernardo Bonete, que trabaja en el polígono La Cruz, cerca de la estación de Camas.

"Yo estoy contenta con los autobuses y no sé si me acostumbraré al tren, pero aún así siempre es bueno el fomento del transporte público", apunta por su parte Mari Carmen Sánchez, vecina de Salteras que espera en la parada de Camas para llegar a su pueblo.

"Creo que los apeaderos están lejos y para los mayores es complicado ir andando, pero por lo demás puede ser un servicio estupendo", interviene Antonio Gutiérrez, vecino de Santiponce que espera su autobús en el mismo sitio.

Publicado por Andrés Trevilla el domingo, marzo 13, 2011  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada