La línea de cercanías C-5 permitirá la conexión entre Sevilla y el Aljarafe Norte en una media hora

22/02/2011. Diario de Sevilla

La línea ferroviaria que discurre por la Isla de la Cartuja en Sevilla volverá a funcionar veinte años después de su creación para la Expo'92, con una red de cercanías que se pondrá en marcha en la primavera de 2012.

Así lo ha anunciado este martes el presidente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), Antonio González Marín, durante su visita a las obras de la línea C-5 en Sevilla, donde ha adelantado que el próximo viernes la empresa que preside adjudicará la licitación de las obras en la Cartuja, que comenzarán en abril.

La futura red C-2 conectará la estación de Sevilla-Santa Justa con la Isla de la Cartuja a través de la construcción de un apeadero en San Jerónimo -que permitirá la conexión con el trayecto de la C-5 presentada este martes- y de dos estaciones de viajeros en el Estadio de la Cartuja y Cartuja.

Este nuevo recorrido transcurrirá por la línea convencional Sevilla-Huelva y contará con una inversión de 57 millones de euros, además de presentar entre sus novedades la duplicidad de la vía, por lo que el trayecto se completará en 18 minutos máximo, según ha explicado el presidente del ADIF.

González Marín ha recordado que las inversiones que el ADIF realizó en Andalucía en 2010 superaron los 525 millones de euros y ha recalcado que con la puesta en funcionamiento de las líneas de la Cartuja y el Aljarafe Norte, la comunidad alcanzará los 185 kilómetros de vía en trayectos de cercanías.

Así todo, la red de cercanías estará operativa el próximo mes de marzo y contará con un recorrido de 32,6 kilómetros, un total de seis estaciones y una inversión de unos 60 millones, gracias a lo que dará servicio a un espectro de 80.000 personas, ampliando asimismo el servicio de Cercanías a un millón de personas en el área metropolitana.

De las estaciones, Camas, Valencina-Santiponce, Salteras y Benacazón son de nueva construcción, mientras que las dos restantes aprovechan el patrimonio neomudéjar de finales del siglo XIX para remozar y adaptar el edificio al nuevo uso, en Villanueva del Ariscal-Olivares-Albaida del Aljarafe y Sanlúcar la Mayor.

Esta última estación llevará el nombre de Juan Escámez, anterior alcalde del municipio fallecido de manera repentina, según la petición aprobada por el Pleno de Sanlúcar la Mayor y elevada al Ministerio de Fomento, con quien se actúa en este tema de manera "coordinada", según ha confirmado el actual primer edil sanluqueño, Raúl Castilla.

Éste y los alcaldes de todos los municipios a los que esta actuación prestará servicio han participado en la visita de los trabajos de esta infraestructura, que se encuentran en su conjunto al 90 por ciento con un presupuesto de 60 millones, junto a otras autoridades como el delegado de Gobierno en Andalucía, Luis García Garrido; el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Faustino Valdés; o el secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera.

Al margen de los trabajos en las estaciones, se desarrollan otras actuaciones complementarias en infraestructura ferroviaria, vía, electrificación, así como una nueva subestación eléctrica.

Asimismo, y de manera paralela, se están ultimando las obras complementarias de las instalaciones de señalización y de comunicaciones necesarias para la explotación de esta nueva línea, dotándola de un Bloqueo Automático en vía única integrado en el Control de Tráfico Centralizado de Sevilla Santa Justa, en el tramo Camas-Benacazón, por importe superior a 11 millones.

Las obras se han adjudicado en tres contratos, correspondientes a los tramos Camas-Salteras (Ferrovial-Castillejos-Inabensa), Salteras-Benacazón (Asignia-Vimac) y la señalización y comunicación (Thales).

Se prevé que el viaje en sí desde un término a otro no vaya mucho más allá de la media hora. Además, las estaciones tendrán conexión con otros medios de transporte, como el tranvía del Aljarafe, carreteras o bicicletas.

Durante su intervención, González Marín ha anunciado que las obras serán completadas con la puesta en marcha de la futura línea de Cercanías C-2, que conectará Santa Justa con la Isla de la Cartuja, con un importe estimado de los trabajos de más de 57 millones, de los cuales ya ha finalizado la primera fase, con una segunda que se adjudicará el próximo 25 de febrero.

Tras esta segunda adjudicación, se espera que la ejecución comience en abril y la línea, con un trayecto de 12 kilómetros y un tiempo de recorrido que ronda el cuarto de hora, esté operativa en primavera de 2012.

Sobre las obras de la C-5, el presidente de ADIF ha hecho hincapié en que la "colaboración" de todos los implicados ha posibilitado que las obras vayan a quedar finalizadas en unos nueve meses.

Asimismo, ha incidido en las bondades medioambientales de la nueva línea, que permitirá sacar de la circulación casi medio millón de desplazamientos por carretera y dejar de emitir 1.200 toneladas de CO2 en un año.

Por su parte, García Garrido ha señalado que casi siete millones de viajeros usaron el pasado año el servicio de Cercanías en el área metropolitana.

La C-5 y la C-2 supondrán aumentar un 30 por ciento la longitud de la red, hasta 44 kilómetros más, según ha señalado González Marín, que ha añadido, sobre la posibilidad de ampliar la red a otros municipios, que esa decisión compete al Ministerio de Fomento, "que no cabe duda de que será receptivo".

Publicado por Andrés Trevilla el miércoles, febrero 23, 2011  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada