Denuncian la inoperancia del Ayuntamiento de Valencina ante unas obras ilegales

El alcalde y el arquitecto municipal admiten por escrito desde hace diez meses el carácter ilegal y peligroso de las actuaciones
El Mundo. 22/01/2010. Francisco Javier Recio

Todo el mundo en Valencina, comenzando por el alcalde, parece tener claro que las obras ejecutadas en la finca Estacada Larga son ilegales, perjudiciales para las viviendas de una urbanización aledaña e incluso peligrosas para sus moradores. Pero ahí siguen después de que hace casi un año uno de los residentes en esta urbanización decidiera denunciar los hechos ante el Ayuntamiento y, más recientemente, ante la Fiscalía. De momento, lo único que ha sacado en claro es que le quemen el coche.

Narciso Rodríguez, el vecino denunciante, vio cómo en pocas semanas desapareció la gavia -zanja abierta para el desagüe de un terreno- que corría paralela a la parte trasera de su vivienda, en la calle Vauvert. Sobre ella, el propietario de la parcela colindante volcó decenas de camiones de tierra y albero para rellenar, aplanar y compactar un terreno que antes hacía pendiente, motivo por el que, en su día, se determinó la necesidad de dejar abierta la gavia. En total, el terreno se elevó en esa zona más de dos metros, quedando al ras de la cota más alta del cerramiento de la parcela del denunciante.

El muro de cerramiento, una simple pared de bloques de hormigón, no está preparado para soportar la presión de miles de kilos que supone la tierra vertida, una situación que se agrava con las lluvias. De hecho, en el muro han empezado a aparecer grietas tras las precipitaciones de la pasada Navidad.

Narciso Rodríguez puso estos hechos en conocimiento del Ayuntamiento de Valencina en marzo de 2009. Desde entonces ha mantenido reuniones con el arquitecto municipal, con el concejal de Urbanismo y con el alcalde. Todos le reconocen la ilegalidad de las obras y le admiten su peligrosidad para los vecinos colindantes, pero sus peticiones de intervención inmediata han caído en saco roto.

Cansado de esperar, Narciso consiguió que la Fiscalía abriera una investigación en septiembre pasado. El Ayuntamiento de Valencina ha respondido al fiscal con una relación de los trámites realizados: orden de suspensión de las obras (abril de 2009), informe del arquitecto municipal en el que se advierte de que las obras son ilegalizables (agosto), expediente de reposición de la realidad física alterada (octubre), advertencia de la Alcaldía de imposición de multas si no se restituye la situación original de la parcela (noviembre). Hasta la fecha, ninguna de estas resoluciones ha tenido fruto y el Ayuntamiento tampoco se ha decidido a actuar con carácter subsidiario.

Aunque la denuncia de Narciso Rodríguez se refería exclusivamente a las obras que afectan a su vivienda, el Ayuntamiento ha reconocido también un problema aún más grave: la parcelación ilegal de la finca rústica aledaña a la urbanización, una situación que se viene produciendo desde hace años y para la que el Consistorio tampoco ha encontrado soluciones.

La Estacada Larga está calificada en el planeamiento de Valencina como finca rústica, por lo que no puede segregarse en parcelas de superficie inferior a los 25.000 metros. Pese a ello, su propietario vendió por parcelas una parte de la misma, precisamente la que colinda con una urbanización afectada. Estas parcelas 'ilegales' están siendo ocupadas con edificaciones prefabricadas. Narciso Rodríguez insiste en que sus denuncias no se dirigen contra quienes adquirieron estas parcelas 'ilegales', sino contra las obras que afectan a su vivienda.

De momento, esas denuncias sólo le han costado disgustos. Han tirado huevos y petardos contra su casa y, en la madrugada del pasado 13 de diciembre, alguien vertió pintura sobre su coche y le prendió fuego. El vehículo ha quedado absolutamente inutilizado.

El alcalde de Valencina declinó ayer atender las llamadas de este periódico para ofrecer su versión.

Palabras y hechos
> El 13 de diciembre, el vehículo particular del vecino denunciante fue rociado con pintura y quemado. Antes, habían arrojado huevos y petardos contra su domicilio.
> Tiene en su poder grabaciones en las que algunos vecinos insinúan que desde el Ayuntamiento se le hace culpable de las consecuencias legales que puedan sufrir otros vecinos a los que éste no ha denunciado.

Publicado por Andrés Trevilla el viernes, enero 22, 2010  

0 comentarios:

Publicar un comentario