El Cercanías del Aljarafe elimina 2.300 coches al día de la A-49

El 95% de los usuarios de la línea C-5 renuncian al vehículo privado para desplazarse a la capital
15/01/2012. El Correo

El Cercanías del Aljarafe nació el pasado marzo con un único reto: reducir el tapón de vehículos que se forma cada día de entrada a la capital hispalense, sobre todo en la sobresaturada autopista Sevilla-Huelva (A-49). Aunque todavía tiene mucho margen de mejora, la línea C-5 va por el buen camino, ya que ha retirado de las carreteras a 409.000 coches en los primeros seis meses en funcionamiento de este tren, que conecta Sevilla con nueve pueblos del Aljarafe Norte, con Benacazón como última parada.

Eso se traduce a una media de 2.272 coches diarios, algo que incide en la saturada A-49, que es la carretera que soporta una densidad de tráfico mayor en la provincia, alcanzando su pico a la entrada de la capital hispalense con una media de entre 60.000 y 70.000 desplazamientos al día en jornada laboral -y en un sentido-.

Más allá de las cifras globales, destaca que el 95% del total de usuarios del Cercanías del Aljarafe llegan a la estación en coche privado, dejando en un segundo plano los desplazamientos a las estaciones a través de las líneas de autobuses del Consorcio de Transportes del Área de Sevilla.

Este cálculo se fundamenta en que la corona metropolitana no está acostumbrada a transbordos -a diferencia de la capital-, es decir, al uso combinado de varios medios de transporte. El gerente del Consorcio de Transportes, Armando Gutiérrez, incide en que estos desplazamientos a las estaciones "son residuales", ya que quién coge el autobús "es para ir directamente a la capital" y no para coger el tren, que supone un coste añadido tanto en tiempo de viaje como en dinero. Prueba de ello son los datos que maneja el ente supramunicipal: el 4,7% de los viajes realizados en el Cercanías del Aljarafe entre marzo y octubre se abonaron con la tarjeta de transportes del Consorcio.

La escasez de viajeros que utilizan de manera combinada el autobús y el tren ha hecho que en el Consorcio reconsideren la idea de modificar las líneas para que casaran mejor en horarios, ya que la diferencia de paso superaba en muchos casos los 20 minutos, incluso en hora punta. No era recomendable modificar horarios para tan escasa demanda, más si cabe cuando ya se varió el recorrido antes del estreno de la C-5 en cinco líneas para acceder a las nuevas estaciones. La M-168 modificó su recorrido para llegar al apeadero de Benacazón, mientras que la M-102 enlaza desde el pasado marzo con las estaciones de Villanueva del Ariscal y Sanlúcar la Mayor. Los usuarios de Valencina de la Concepción, Salteras y Olivares tienen como línea de referencia la M-175; mientras que los que cogen el tren desde Santiponce pueden usar la M-172 B. Por último, la M-170 une en su recorrido con el del tren a la altura de la estación de Camas.

Previsiones. El Cercanías está, con estas cifras, por encima de las expectativas del Ministerio de Fomento, que calculaba que este trayecto en tren eliminaría 500.000 vehículos de las carreteras al año, cantidad que ya se ha superado. De hecho, sólo hay que comprobar que los aparcamientos de estaciones como las de Villanueva del Ariscal o Salteras se encuentran desde la primera semana en servicio al 100% de capacidad y con peticiones de ampliación. De hecho, Salteras hasta ha ejecutado una ampliación que, por cierto, se llena cada día laboral.

La subida de viajeros está a expensas del carril bici

El Cercanías del Aljarafe está calando de tal manera en los pueblos de la comarca que sus alcaldes ya han buscado la fórmula para exprimir aún más el producto. Ante la falta de aparcamientos –algunos como los de Villanueva del Ariscal y Salteras se encuentran al 100%–, los Ayuntamientos han hecho entrega de una serie de proyectos de construcción de carriles bici para facilitar el acceso a las estaciones del tren. Para encontrar el dinero han recurrido a la nueva convocatoria de los fondos Feder, que prevé una cuantía de 36 millones de euros, según explicó en septiembre la Diputación de Sevilla, que es la encargada de entregar los proyectos al Gobierno central.

El Estado no debe poner muchas objeciones, ya que esta propuesta casa a la perfección con la idea de usar parte de estos fondos Feder en la ampliación de la red de carriles bici y la intermodalidad en el área metropolitana, a la que se había reservado 2,6 millones.Las obras solicitadas corresponderían a los municipios de Villanueva del Ariscal, Olivares, Salteras, Santiponce y Valencina de la Concepción. De esa lista se ha caído Camas, que se salía de los criterios para ser adjudicataria de los fondos Feder. Asimismo, Benacazón y Sanlúcar la Mayor también han acometido proyectos para mejorar la accesibilidad a sus estaciones fuera de los Feder.

Publicado por Andrés Trevilla el lunes, enero 16, 2012  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada