La crisis económica salva las ruinas españolas pero entierra el futuro

(Reuters) – Las cámaras de los enterramientos prehistóricos de España han sobrevivido invasión, guerra, una larga dictadura y una burbuja inmobiliaria que arrasó vastas extensiones del país.
12/12/2011. Reuters. Tracy Rucinski.

Pero la crisis económica que terminó con el boom inmobiliario que sepultó algunos de los mayores tesoros arqueológicos del país bajo viviendas y centros comerciales también puede constituir malas noticias para aquellos con esperanzas de proporcionar salvaguardas duraderas para los restantes dólmenes tipo tholos o sepulcros de corredor de España. La región del Aljarafe junto a la ciudad de Sevilla, en el sur España, con una rica historia árabe y cristiana, se cree que alberga la agrupación más extensa de dólmenes tipo tholos de Europa, datados en unos 5.000 años de antigüedad.

Muchos de estos tesoros arqueológicos fueron sepultados bajo nuevas construcciones durante una década de locura constructora que barrió a través de España y dejó 1,5 millones de viviendas vacías cuando terminó. La crisis de deuda causante de estragos en la economía española ha salvado a algunos de los dólmenes por congelación de los fondos para la construcción. Pero la crisis crediticia también significa escaso dinero para explorar estos asentamientos de la edad de cobre poco conocidos y convertirlos en centros turísticos.

“Es como si tuviéramos una mina de oro bajo nuestros pies; todo lo que necesitamos es el impulso de inversión para cosechar el beneficio. No veo este potencial latente en ninguna otra industria o sector”, dijo un arqueólogo local, Juan Manuel Vargas. Vargas es el arqueólogo responsable en Valencina de la concepción, un pequeño pueblo en las afueras de Sevilla que alberga muchos dólmenes, dos de los cuales-La Pastora y Matarrubilla- están abiertos al público y reciben unos 10.000 visitantes al año.

Los dólmenes son grandes piedras erguidas para soportar una gran roca plana a modo de techo o mesa gigantesca. Fueron levantados alrededor de Europa occidental, desde Irlanda a los países bálticos, comenzando hace unos 7.000 años. Se han encontrado restos humanos dentro o en el entorno de muchos de ellos, conduciendo a la teoría de que son tumbas. En los dólmenes de corredor las estructuras de piedra forman el acceso a un túmulo funerario. El Dolmen de la Pastora, en Valencina, cuenta con el corredor más largo jamás descubierto en una tumba de corredor en Europa, mientras su hermana Matarrubilla alberga un altar de piedra dentro de su cámara funeraria ofreciendo pistas sobre los rituales funerarios de los primeros pobladores.

Conduciendo por una carretera sucia a La Pastora, pasando redondeadas colinas salpicadas de olivos bajo un sol brillante es fácil imaginar los siglos de civilizaciones que han habitado esta tierra mística. Pero al llegar al dolmen el visitante es catapultado de regreso al presente. La cámara se asienta cerca de una enorme torre de telecomunicaciones, y botellas de cerveza vacías se desperdigan junto un sitio arqueológico que proporcionó una gama de objetos antiguos antes de que las excavaciones se interrumpieran tras el agotamiento de los presupuestos.

“Es un problema de mentalidad. Después de verlo a diario, nuestros residentes no son conscientes de junto a qué están viviendo", explicó Vargas. Los jóvenes no son los únicos que no han llegado a reconocer el valor histórico de la tierra bajo sus cascos de cerveza. El Dolmen de Montelirio, una singular estructura bicameral en la localidad vecina de Castilleja de Guzmán, estuvo a punto de ser asfixiado por planes de construcción de un supermercado y un centro de ancianos.

Supuesto líder sepultado con 19 mujeres

En 2007 los arqueólogos descubrieron en Montelirio los restos de lo que pensaron era un cacique y, para su sorpresa, 19 mujeres que se cree ingirieron algún veneno en un ritual de acompañamiento de su líder en su viaje a la ultratumba. Los restos de las mujeres se depositan en un círculo en una sala adyacente a los huesos de quien se cree que era el jefe. "Montelirio ofrece pistas importantes sobre estas sociedades y sus posibles ritos funerarios", dijo el arqueólogo Vicente Aycart, agregando "¿quién sabe? Tal vez era una sociedad matriarcal y el hombre ¡era su eunuco favorito!"

Aparte de la riqueza arqueológica aún por ser desvelada, estos escasamente conocidos sitios prehistóricos pueden proveer una rentable mina turística para un país necesitado de nuevos impulsores de crecimiento para combatir el elevadísimo desempleo y la amenaza de otra recesión. Los economistas coinciden en que España haría bien en destacar su rica historia y cultura para promocionarse como un destino turístico de ‘toda-estación’ y fortalecer un sector que aporta aproximadamente el 11% del producto interior bruto.

"España tiene enormes oportunidades para potenciar aún más el turismo cultural vinculado a la música, la historia, la arquitectura y la arqueología", dijo José Luis Zoreda, CEO (director ejecutivo) del lobby turístico español Exceltur, "pero dada las actuales dificultades financieras de las comunidades autónomas, no sé si este tipo de inversión estará en la lista de prioridades en 2012”, afirmó. Las endeudadas regiones autónomas españolas, que invirtieron fuertemente en el auge de la construcción, están ahora en el corazón de las preocupaciones del mercado financiero ya que el país podría perder su objetivo de déficit presupuestario y necesitar un rescate al igual que Grecia, Irlanda y Portugal.

Los planes para crear un parque arqueológico en Aljarafe con centro de visitantes, museo y una ruta llevando a los visitantes desde los dólmenes a los cercanos yacimientos fenicios de El Carambolo y la ciudad romana Itálica, están en un punto muerto. Una vez el dinero comience a fluir de nuevo, arqueólogos y asociaciones sin fines de lucro advirtieron de que, entretanto, se deben dar pasos para proteger a este triángulo de historia antigua desarrollando un turismo controlado y sostenible. "El verdadero tesoro de estos lugares es el potencial científico de todo cuanto no sabemos aún. Primero tenemos que crear un espacio cultural, el turismo llegará detrás", dijo Jorge Arévalo, vicepresidente de una asociación de protección de los dólmenes, "Si no cuidamos de él, las generaciones futuras no podrán disfrutarlo. Tenemos una responsabilidad con la historia".

(Edición por Judy MacInnes y Paul Casciato)

Publicado por Andrés Trevilla el jueves, diciembre 15, 2011  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada